Actualidad deportiva sobre fútbol, baloncesto, tenis y otros deportes. Intentad retener vuestras dosis de bilis
#8072
Viajemos en el tiempo a 1970. Los ojos del mundo estaban puestos en México ya que se estaba preparando el primer mundial en Norte América. Cuestiones como la altura y el calor fueron tomados en cuenta por lo que equipos clasificados como Inglaterra hicieron sus partidos de preparación en lugares con climas parecidos. Inglaterra decidió jugar sus últimos partidos contra Colombia y Ecuador.
Imagen
El Hotel Tequendama recibió a los ingleses y durante su estadía no tuvieron ningún problema hasta que Bobby Moore decidió acompañar a Bobby Charlton comprarle un regalo a la esposa de Charlton en una joyería dentro del hotel. No vieron nada interesante y salieron, pero luego fueron detenidos por la dueña de la joyería quien dijo que le robaron un brazalete dorado. Por supuesto ambos negaron lo sucedido e incluso dijeron que no tenían problemas en que les esculcaran para que encontraran el supuesto brazalete. El manager del equipo inglés Alf Ramsey incluso habló con las autoridades del hotel y al no comprobarse nada, dejaron a los jugadores en paz y la dueña les pidió disculpas. Para evitar problemas, los periodistas ingleses decidieron no comentar nada.

El fin... ¿o no?
Imagen

Inglaterra jugó sus partidos contra Ecuador y Colombia. Y cuando partieron de Colombia para México, Moore fue detenido en el aeropuerto de Bogotá. Había aparecido un testigo sorpresa quien afirmó que Moore se robó el brazalete. Lo arrestaron y fue examinado por la policía mientras sus compañeros iban a México. Fue puesto en la casa del director de la Federación Colombiana de Fútbol y se le permitió entrenar para conservar su figura. 5 días pasaron, el canciller británico llamó al colombiano para ayudar en el caso, y los aficionados colombianos estaban afuera apoyando a Moore.

Finalmente el Juez dictó su sentencia: No habían suficientes pruebas para demostrar la culpabilidad de Bobby Moore. Podía irse para México sin ningún problema.

Al final del día nunca se supo si el brazalete existió en primer lugar. Lo que se sabe es que después de esto la vendedora huyó del país, la tienda cerró, Inglaterra perdió contra Alemania y Bobby Moore tuvo que acudir a un psicólogo para superar la que consideró "la experiencia más amarga de su carrera futbolística."
Y no sé si Misterchip ha hablado de esto en su twitter.